Felix Gonzalez-Torres nació en Guáimaro, Cuba, en 1957 y se formó en arte en la Universidad de Puerto Rico y, desde 1979, en Nueva York. Murió en Miami en 1996 tras una larga lucha contra el sida, que se reflejó en su obra. Su participación en causas sociales y políticas le llevó a superponer vida privada y pública. De 1987 a 1991, formó parte del Group Material (con Doug Ashford, Julie Ault y Tim Rollins), un colectivo de arte con sede en Nueva York pionero en la educación comunitaria y el activismo cultural. Su proyecto estético puede relacionarse con la teoría del teatro épico de Bertolt Brecht, según la cual la expresión creativa convierte al espectador en observador activo, impulsando la transformación social. Mediante el uso de materiales simples y cotidianos como hileras de bombillas, relojes, pilas de papeles e incluso caramelos, el lenguaje minimalista de sus instalaciones y esculturas aborda temas universales como el amor, el deseo, la pérdida, la enfermedad o el género.

Desde su primera exposición individual en 1984, la obra de Felix Gonzalez-Torres se ha presentado en numerosas exposiciones y en los principales centros de arte de Europa y América. Entre sus retrospectivas, destacan la que se realizó en el Museum of Contemporary Art de Los Ángeles (1994); en el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York (1995), que posteriormente viajó al Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela y al ARC-Musée d’Art Moderne de París; en el Wiels Centre d’Art Contemporain de Bruselas (2010), que itineró por la Fondation Beyeler de Basilea y el Museum für Moderne Kunst de Fráncfort. En 2007, representó a Estados Unidos en la Bienal de Venecia. En 2020, el MACBA presentó la exposición Felix Gonzalez-Torres. Política de la relación.