Hans-Peter Feldmann nació en 1941 en Düsseldorf, donde vive y trabaja en la actualidad.

Su obra se divide en dos etapas, separadas entre sí por diez años de silencio. La primera va desde los años sesenta hasta los años ochenta, cuando Feldmann se detuvo durante diez años y no reinició su actividad artística hasta el 1989.
A partir de 1968 Feldmann comenzó a producir pequeños libros titulados Bild (imagen) o Bilder (imágenes), dentro de los cuales aparece un mismo tipo de objeto y ningún texto. Feldmann reagrupa distintos tipos de imágenes –como sus propias fotografías o reproducciones extraídas de revistas– y los combina por tema y también según su cronología.

Estos trabajos, como todos los suyos, se revisten de una apariencia modesta y se mantienen próximos al ritmo de lo cotidiano. En esta época Feldmann también se dedicó a coleccionar juguetes antiguos, imágenes y otros objetos que él mismo coloreaba, modificando así la percepción previa que se podía tener de estas figuras.
En 1980, después de una exposición al Museum Van Hedendaagse Kunst de Gante, Feldmann decidió retirarse manifestando cierto cansancio ante del mundo del arte, el cual, desde su punto de vista, prima los criterios mercantilistas frente a los políticos e ideológicos. A partir de 1989, sin embargo, reanudó su producción con los Aesthetic Studios –objetos cotidianos ensamblados para crear una nueva forma– y también recuperó su producción de libros que reflexionan sobre los distintos usos sociales de la fotografía.

La carrera de Feldmann, que con un estilo muy particular recontextualiza los objetos cotidianos, catalogando lugares comunes y otorgándoles nuevos significados, ha ejercido una importante influencia en dos generaciones de artistas. Entre las numerosas exposiciones de su obra celebradas desde principios de los años setenta destacan, en la primera época, las realizadas en la Galerie Paul Maenz de Colonia, la Galleria Sperone de Turín y el Kunstraum de Múnich. Recientemente ha expuesto su obra en el Guggenheim Museum Soho (1993) y la 303 Gallery (1992, 1996, 2000) de Nueva York, así como en el Museo Ludwig de Colonia (2003) y la Fundació Antoni Tàpies (2002) de Barcelona. Su obra también estuvo presente en la Documenta 5 (1972) y la Documenta 6 (1976) de Kassel; en la exposición do it, comisariada por Hans-Ulrich Obrist en Ritter Klagenfurt, Austria (1994); en la Bienal de Venecia (2003) y en el Walker Art Center de Minneapolis (2004).

Visita la Muestra Permanente
Una misma imagen puede ser testimonio, a la vez, del pasado y anticipar un previsible futuro.
Ignasi Aballí