En la década de los setenta, Jean-Michel Basquiat (Nueva York, 1960-1988) dibujaba grafitis enigmáticos en la ciudad de Nueva York junto con su compañero Al Díaz, y los firmaban con el seudónimo SAMO©, siglas que respondían a la expresión Same Old Shit, «la misma porquería». Además de grafitis, Basquiat pintaba postales, su propia ropa, puertas y marcos de ventanas, y grandes telas. Hoy, este artista inconformista y autodidacta, que creció en el sur de Manhattan en un contexto de pospunk, es uno de los artistas más representativos de la segunda mitad del siglo XX.

En 1981, Rene Ricard publicó en la revista Artforum un artículo que le catapultó en el que le calificaba de «The Radiant Child», y al año siguiente se convirtió en el más joven participante en la Documenta de Kassel. Sus imágenes crudas y vibrantes, así como sus breves inscripciones sobre las telas, denotan su interés por la música, el cine, la televisión y la literatura. Con un arte de gran fuerza plástica, rebosante de furia y de rabia, este artista afroamericano –cuyos orígenes se remontaban a la cultura haitiana y portorriqueña, pese a proceder de la clase media de Brooklyn– se relacionó con artistas ya reconocidos como Andy Warhol o Keith Haring. Murió de sobredosis a los veintisiete años.

En 1982 tuvo lugar su primera exposición en solitario, en la galería Annina Nosei del SoHo de Nueva York. Ese mismo año, participó en la Documenta de Kassel. Desde entonces y hasta su muerte, se sucedieron las exposiciones individuales y colectivas de su obra. Destacan las retrospectivas realizadas en el Whitney Museum of American Art de Nueva York (1992), el Brooklyn Museum of Art de Nueva York (2005), el Shanghai Duolun Museum of Modern Art (2006), el Musée d’art moderne de la Ville de Paris (2010), el Barbican Centre de Londres (2017) y la Schirn Kunsthalle de Frankfurt (2018), entre otras instituciones. Tiene obra en colecciones destacadas como la de la Gagosian Gallery de Nueva York, ZKM de Karlsruhe, Museum der Moderne de Salzburgo, Vancouver Art Gallery, "la Caixa" de Barcelona, MOCA de Los Ángeles, MoMA de Nueva York, Centre Georges Pompidou de París y MACBA de Barcelona.

Visita la Muestra Permanente
Muestra permanente
El artista tiene que enfrentarse a lo desconocido con un talante positivo y meterle el diente sin miedo
Eduardo Chillida