Richard Artschwager (Washington, 1923 ‒ Albany, 2013) se formó en ciencias y matemáticas, antes de acceder al mundo del arte. Sus trabajos escultóricos cuestionan los convencionalismos del arte y la construcción de sentido. Influenciado por artistas como Mark di Suvero, Claes Oldenburg o Malcom Morley y cercano a una estética pop, a principios de los años setenta va construyendo un estilo propio con la incorporación de la fórmica y del «celotex», un material industrial utilizado como revestimiento de techos. Desafiando las convenciones en pintura y escultura, produjo esculturas y muebles-escultura, así como formas escultóricas pintadas o revestidas de goma que él denominó blps.

Artschwager partía de fotografías de periódicos o revistas para reproducir en sus cuadros, de forma borrosa, retratos, interiores domésticos y arquitecturas representativos de la vida norteamericana.

Expuso regularmente desde mediados de los años sesenta. Entre las retrospectivas dedicadas a su obra, destacan la del Whitney Museum of American Art (1988, 2012), Centro Georges Pompidou de París (1989), Neues Museum de Nuremberg (2001) o Museum of Applied Arts de Viena (2002). Su obra forma parte de numerosas colecciones, como el MoMA de Nueva York, el Art Institute de Chicago, el Museum Ludwig de Colonia, el Museum für Moderne Kunst de Fráncfort o el MACBA de Barcelona.

Visita la Muestra Permanente
Reconstituir el desorden de una posible ciudad. Utilizar la maqueta no como un elemento de proyecto, sino como una representación de algo que ya existe.
Jordi Colomer