Imagen

Dos objetos banales y, en sí mismos, poco elocuentes sirven para multiplicar las formas de interpretar cuestiones como el desarrollo de la cultura material, la propiedad del agua o el estatuto del sonido en una concepción del arte contemporáneo que privilegia siempre la vista y el tacto.

La escena que nos presenta Natascha Sadr Haghighian debe entenderse como una propuesta para reflexionar sobre la historia de la producción y el consumo de los objetos, sobre la importancia de esta historia en la historia de las ideas, de la cultura, y sobre la forma en que los objetos representan lo que podríamos llamar pequeños infiernos del mundo civilizado.

Ficha técnica

Año de publicación:
2011
Autor:
Colección:
Sèrie Capella
Soportes:
Páginas:
20
Línea editorial:
Exposiciones
Diseño:

Diseño de Nieves y Mario Berenguer Ros

Ediciones:
Spa 2013-9926 (digital) / 2013-990X (impresa)
Cat 2013-9926 (digital) / 2013-9896 (impresa)
Eng 2013-9926 (online) / 2013-9918 (printed)
Uno llega a algo que no se puede pintar.
Dieter Roth