Les caretes relatores
 

En los proyectos de Tinta Fina, el dibujo y el relato gráfico están siempre presentes pero con usos muy diversos. En algunos de sus últimos trabajos, el dibujo le sirve para acercarse a un contexto o a unas personas concretas como estrategia para facilitar la charla y la relación. Estos dibujos pueden formalizarse en cartas –que provocan preguntas y diálogos–, dibujos –que intentan reconstruir la memoria oral de un contexto– o notas y relatos gráficos de vivencias de la propia artista.

Tinta Fina nos propone un juego de cartas que pretende ser un detonante de conversaciones y de relatos donde hacer volar nuestra imaginación. Las cartitas relatoras están compuestas por dibujos que nos proponen lecturas totalmente abiertas. En este caso, son dibujos que la artista ha realizado pensando en situaciones cotidianas durante su confinamiento y que ahora utiliza para formularse preguntas sobre el futuro. Es otro sistema para activar el pensamiento y la imaginación buscando formas distintas de entrar en diálogo con uno mismo o con los demás. Aquí tiene cabida la ficción, la especulación y el intercambio de ideas desde lo más cercano y cotidiano hasta lo más existencial.

Con este ejercicio, la artista nos invita a construir nuestro propio juego de cartas, inventándonos dibujos que despierten la imaginación y que nos ayuden a responder preguntas. En cada partida, en la que podemos crear nuevas reglas de juego, nos dejaremos sorprender por nuevas narraciones, reaccionando al estímulo del dibujo y a la relación entre las imágenes.

Tirada de cartas 1

Tinta Fina, tirada 1-1
Tinta Fina, tirada 1-2
Tinta Fina, tirada 1-3
Tinta Fina, tirada 1-4
Tinta Fina, tirada 1-5
Tinta Fina, tirada 1-6

Tirada de cartas 2

Tinta Fina, tirada 2-1
Tinta Fina, tirada 2-2
Tinta Fina, tirada 2-3
Tinta Fina, tirada 2-4
Tinta Fina, tirada 2-5
Tinta Fina, tirada 2-6

Tirada de cartas 3

Tinta Fina, tirada 3-1
Tinta Fina, tirada 3-2
Tinta Fina, tirada 3-3
Tinta Fina, tirada 3-4
Tinta Fina, tirada 3-5
Tinta Fina, tirada 3-6

Otras propuestas

Entrar en un museo es algo que empieza en casa, en un avión, en un tuit
Mark Wigley