Con esta premisa, los cinco artistas que forman parte de la propuesta educativa Dibuja, copia y distribuye nos proponen estrategias de atención al modo en que nos comunicamos y nos relacionamos con nuestra cotidianidad actual. Igual que los participantes de la propuesta educativa en el museo son invitados a fijar la atención en las obras de la colección mediante el dibujo, en esta ocasión os invitamos a fijar la atención en lo que en la actualidad tenemos a nuestro alcance. Donde la luz puede convertirse en un dibujo en el espacio o un reflejo que evidencia una presencia. Donde descubrir que el lenguaje es un código que ponemos en circulación y ponernos a jugar con sus signos y plataformas de difusión. Donde el detalle se vuelve relevante, y la mano y el cuerpo, herramientas imprescindibles para su exploración. Donde imaginar nuevos relatos que hablen de nosotros y de los futuros que proyectamos, y donde pensar de qué manera el dibujo puede ser otro modo de comunicarnos y dialogar con los demás.

Esta serie de ejercicios sin instrucciones surge con la voluntad de dar continuidad a las experiencias educativas en el museo. Unas propuestas para ser contempladas y que, al mismo tiempo, nos invitan a pasar a la acción en casa o en nuestra habitación. Consignas que podemos disfrutar en la intimidad o colectivamente, y que, incluso, se pueden hacer públicas para compartir los descubrimientos que nos han permitido su práctica.

En este escenario cambiante, en una realidad interrumpida, es necesario volver a sacudirnos para pensar, en tiempo presente, “lo que debemos estar dibujando con nuestras formas de vivir” .

Hola, mundo_ es una intervención realizada por la artista Irma Marco en su casa durante el confinamiento, y cuyo nombre toma la serie.

Se supone que los objetos tienen el carácter objetivo de los productos industriales. No pretenden representar nada más que lo que son. La categorización previa de las artes ya no existe.
Charlotte Posenenske