Exposición

Filtraciones

Nasrin Tabatabai y Babak Afrassiabi

27 oct. 2012 al 20 ene. 2013

Seep, 2012

Seep, 2012

Nasrin Tabatabai y Babak Afrassiabi trabajan en colaboración bajo el nombre de Pages desde el año 2004. Han realizado varios proyectos conjuntos, además de publicar una revista bilingüe en inglés y persa. Residentes en Róterdam, trabajan en Irán y Holanda. Sus proyectos y el enfoque editorial de la revista, estrechamente vinculados, se basan a menudo en las equívocas relaciones –histórica y políticamente– entre modernidad y arte contemporáneo.

En su primera exposición individual en España, y como resultado de su colaboración con el MACBA, Tabatabai y Afrassiabi presentan la instalación Filtraciones. La exposición incluye dos proyecciones de vídeo, una maqueta y una serie de objetos e imágenes relacionadas, todo ello inspirado principalmente en los materiales de archivo conservados en dos instituciones en el Reino Unido y en Irán: el archivo de British Petroleum (BP) y la colección de arte occidental del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán.

En 2011, Tabatabai y Afrassiabi iniciaron una serie de trabajos basados en dos archivos o colecciones del siglo XX. Uno es el archivo de British Petroleum (BP), vinculado a los orígenes de la compañía en Irán entre 1901 y 1951, cuando, bajo el nombre de Anglo Iranian Oil Company (AIOC), descubrió los primeros yacimientos de petróleo en Oriente Medio. El archivo contiene documentación fotográfica, textual y cinematográfica detallada desde principios del siglo XX: desde las primeras excavaciones petrolíferas hasta la construcción de una de las mayores refinerías de petróleo del mundo en la ciudad de Abadán, que posteriormente se convirtió en el modelo de ciudad industrial moderna en Oriente Medio. Esta parte del archivo de BP constituye no solo un inventario meticuloso del desarrollo y crecimiento de la compañía en Irán, sino también una historia de la modernización y la modernidad. No obstante, hacia 1951, las huelgas de trabajadores, las manifestaciones de carácter político y la intención de nacionalizar el petróleo por parte de Mohammad Mosaddeq, el recién elegido y popular primer ministro de Irán, paralizaron la refinería y forzaron la evacuación de los ciudadanos británicos del país.

El otro archivo data de un cuarto de siglo más tarde: la colección de arte occidental del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán (TMOCA), que abarca desde finales del siglo XIX hasta finales de la década de los setenta. La crisis del mercado y el aumento del precio del petróleo en los años setenta, que originó un boom económico en Irán, facilitaron la rápida creación de una importante colección de arte europeo y americano. La colección se formó en paralelo a la construcción del nuevo museo en un plazo de solo cinco años y fue inaugurada, junto con el museo, en octubre de 1977 en el marco del proyecto de modernización del gobierno. Tras la revolución islámica de 1979, la colección se retiró y quedó almacenada en los sótanos del museo hasta que, veinte años más tarde, se exhibió de nuevo una parte de ella rigurosamente seleccionada.

Estos dos archivos tienen en común su eventual suspensión. Y es precisamente en este estado de discontinuidad (en el caso del archivo de BP) o de desalojo (en el caso de la colección del TMOCA) que Tabatabai y Afrassiabi sitúan estos dos archivos en sus obras. Lo que aquí se propone es una noción sustractiva del archivo, en la que el archivo se muestra en toda su imposibilidad y falta de resolución.

Filtraciones, la instalación que se presenta actualmente en el MACBA, incluye exclusivamente obras nuevas relacionadas con esos dos archivos. Todas ellas se presentan en una línea discursiva, de modo que cada una se refiriere vagamente a la siguiente. Una de las piezas centrales de la instalación es la proyección de un vídeo de seis minutos en el que una voz masculina (de un director de cine) lee una carta (del 11 de marzo de 1951) sobre la "infilmabilidad" de una "valiosa película en tecnicolor de los yacimientos petrolíferos de Abadán". En una serie de primeros planos, la cámara se mueve entre varios objetos dispuestos en un decorado teatral. En dos ocasiones el vídeo es interrumpido por un plano general del decorado en forma de silueta en la pantalla de proyección. A esto se unen planos pregrabados de una mano recorriendo una serie de fotografías en blanco y negro de lo que podría ser el lugar de filmación de la película en cuestión: los yacimientos petrolíferos y la ciudad de Abadán en Irán. Junto a este vídeo se muestra una serie de cartas impresas entre el director de cine y los distintos cargos de la compañía petrolera responsables de la película en tecnicolor. De estas cartas deducimos que en 1951 la Anglo Iranian Oil Company encargó a Ralph Keen, el director, la realización de un proyecto cinematográfico sobre el patrimonio cultural de la antigua Persia y los efectos positivos de la industria petrolífera sobre la modernización de Irán y sus ciudadanos. La película se titularía Persian Story. Sin embargo, una serie de dificultades de carácter práctico obligarían al director a abandonar el proyecto. Al final se realizó únicamente un corto en color sobre la compañía petrolera y sus instalaciones.

Al centrarse en el film Persian Story, la instalación pone de relieve la "infilmabilidad" del propio archivo. La película fue un intento frustrado de producir una impecable historia en tecnicolor de acuerdo con la narrativa de modernización que el archivo venía proyectando desde su creación. Y es en esta "ficción no realizada" donde se sitúa, según los artistas, la posibilidad de otro tipo de archivo de la modernidad.

Junto al vídeo ya mencionado, la instalación incorpora una segunda proyección en vídeo en la que se documenta la visita de los artistas al suroeste de Irán y a algunos de los emplazamientos del archivo de BP, especialmente las zonas en las que el petróleo aflora a la superficie y aparece flotando en el agua. Con una temporalidad totalmente distinta a la del archivo y cierto desprecio por la historia, fueron precisamente estas filtraciones de petróleo lo que resultó "infilmable" para Persian Story.

La instalación incluye también una maqueta escultórica del edificio del TMOCA, aun cuando no se trate de una representación exacta del edificio. La maqueta se centra por el contrario en los pasillos interiores del museo que van de la planta baja al sótano. El actual museo consta solo de una planta a nivel de calle, mientras que las salas de exposición, las oficinas y el almacén están situados en el sótano.

Aunque la colección de arte occidental del museo representa una experiencia de la modernidad y el arte moderno histórica y culturalmente desplazada y cuestionada, ¿es posible imaginar hoy en día una disposición histórica de ella? Esta es una de las cuestiones que plantea Filtraciones. Cuando se adquirió, la colección parecía cumplir el deseo de asociación con Occidente para generar un sentido de contemporaneidad en Irán en la década de los setenta. Pero esta búsqueda de contemporaneidad llevaba consigo la negación más profunda de las inmediatas condiciones sociopolíticas e históricas de la colección. Es decir, la colección –un extraño en tierra extranjera– se volvió contemporánea solo al ser desterrada al sótano del museo; entonces entró de nuevo en la historia, aunque lo hiciese por el camino inverso.

Inauguración: 26 de octubre de 2012. Comisaria: Soledad Gutiérrez. Organización y producción: Museu d'Art Contemporani de Barcelona (MACBA).

Con la colaboración de:

Patrocinadores de comunicación:

Actividades relacionadas

  • Añadir a Recorrido

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

  • Compartir

    Por email

  • Comentar

    Inicia sesión

    Para comentar y crear Recorridos hay que registrarse. ¿Aún no lo has hecho? Regístrate aquí

Contenidos relacionados

Vídeos

Audios

Destacats

Enlaces